miércoles, 18 de mayo de 2016

Carta de un Jóven cubano victima de la Policía Castrista

Consideración sobre la actuación de algunos agentes de la Policía en Trinidad, referente a la convivencia con el Turismo.

Mi nombre es Yunior Barceló Chávez, ciudadano cubano con carné de identidad número: 87091721866, licenciado en derecho y residente en Juan Manuel Márquez 158-B entre Isidoro Armenteros y Juan Manuel Feijoo, Trinidad, Cuba.

Con este artículo no pretendo  juzgar la actuación de la Policía Nacional Revolucionaria en general pero sí demandar, sin entrar en tecnicismos legales (al menos hasta que sea necesario) y usando el formal lenguaje que nos caracteriza, la actuación de algunos agentes (sin exponer la identidad y grados de ellos a menos que sea necesario) para que reflexionemos todos sobre el tema y que desde mi punto de vista que estoy seguro que muchos también estarán de acuerdo, están actuando de mala manera y exponiendo una imagen equívoca de esta entidad que tanto  nos protege y cuida. Esto lo haré partiendo  de experiencias personales y que considero ningún ciudadano cubano deba ser tratado así.

La noche del 16 de Mayo, me encontraba en la Escalinata de Trinidad con 2 primos, uno estaba de visita, Danilo, es de Camagüey y otro, Ángel, vive con su madre  en la ciudad, estamos compartiendo con unas amistades extranjeras y no faltó la presencia de un agente de la Policía haciendo su debido trabajo y solicitando la identificación de cada uno.

Entonces comienzan los problemas, sin ver que estemos haciendo algo mal, pidiendo dinero, estafando, asediando, sin que los turistas mostraran señal de que les molestaba nuestra presencia, solo hablar, bailar y compartir, el agente ordena que se dirijan a la patrulla para ser trasladados a la unidad solo por los siguiente motivos:

El agente expreso que todas las personan que vienen de otros lugares es para cometer delitos, y mi otro primo el que vive con la madre en la ciudad, pues al policía le pareció que tenía mal aspecto y como en realidad no estaba cometiendo asedio pues entonces se lo llevo detenido porque aún no tenía cambio de dirección.

Hace poco más de un mes, a mi primo  Ángel le es solicitada la identidad por un agente de la Policía debido motivos similares y deciden que será trasladado a la unidad, yo me acerco a él para acompañarlo hasta que llegue la patrulla e intento hacerle ver al agente (sin faltar el respeto) que no estaba haciendo nada malo, entonces a mí también me piden la identidad y me tiran por la planta pero no tengo problemas y me es devuelto el carné, pero cuando llega el auto, al parecer, mi presencia al lado de mi primo incomodó a algún agente y me conducen también a la unidad.

Estando allá le pedimos explicación a algunos agentes y es inexplicable la prepotencia y la mala forma con que fuimos tratados, sin más acá y sin más allá nos inician el proceso de detención, a duras penas intentamos que nos escucharan y yo intente explicar que como podían justificar que estuviéramos cometiendo algún delito, les explique lo que yo conozco por Asedio, entonces un agente de manera provocativa y burlona me preguntó que si yo era abogado o algo por el estilo, entonces fue cuando expresé que era licenciado en derecho y fue peor la situación, aumentó su prepotencia e incluso llego a decirme que eso ahí no valía, en otras palabras que les importaba una mier… e incluso fui empujado por uno de ellos. Por tal motivo tuvimos problema al siguiente día en nuestros respectivos trabajos ya que no pudimos asistir.

Al final dormimos 8 personas en una celda que solo era para 4, jamás en mi vida pasé tanta humillación ni me sentí tan impotente, pensé presentar una queja o hacer un artículo similar a este, pero pensando en las repercusiones, no personales sino en la mala imagen que le traería esto a la Policía Nacional Revolucionaria y siendo una cuestión que puede conllevar a temas políticos preferí mantener silencio pero está vez, no pude soportar.

En muchas ocasiones cuando ven que no tienen por donde juzgarte con razón, comienzan a intimidarte, a hacer preguntas que no tienen nada que ver o incluso, te faltan al respeto y hablan en mala forma para que uno se moleste y les siga la corriente para ver por dónde pueden conseguir verdaderos motivos para detenerte. Es injusto que juzguen a todos por igual,  por el lugar de procedencia o más aún por su aspecto físico, ¿Qué tiempos o en qué país estamos viviendo?

No es bueno que por culpa de las personas que actúan mal y por algunos agentes, los cubanos nos sintamos reprimidos en nuestro propio país, que tengamos miedo de salir por tal de no vernos en estas situaciones por una entidad que debería y lo hace, cuidarnos y protegernos también a los cubanos, he visto muchísimas barbaridades cometidas por extranjeros y la Policía no se atreve ni a mirarlos.

Trinidad es una ciudad turística como todos conocen y la mayoría de los centros recreativos (por no decir todos) están orientados al turismo por lo que es imposible estar en algún lugar de la ciudad compartiendo con amigos y familiares y no esté presente personal extranjero.

Cómo cubanos a fin no podemos (algunos sí pueden) asistir con frecuencia a centros recreativos destinados al turismo debido a los precios de la entrada, las bebidas, etc, pero en una ciudad donde casi todo es destinado a extranjeros, los ciudadanos “normales” tratamos al menos de ir los fines de semanas o los días que queramos y podamos para disfrutar y alejarnos un poco de los problemas y estrés que día a día vivimos.

El problema está en que uno como cubano al parecer no puede compartir temas de conversación, bailar o tratar de algún otro modo con los turistas porque, no sé si es cosa del azar pero siempre hay problemas con la policía por tales motivos.

Entiendo y sé que es verdad, muchas personas cubanas (y extranjeras) tienes malas intenciones, unos piden dinero, estafan  o comenten el tan mencionado delito: Asedio al Turismo que pone paranoicos a tantos agentes de la policía, y, ¿quién mejor que ellos para imponer el orden?

¿Pero todos los cubanos o personas tienen las mismas intenciones?

Sin miedo al problema que esto me pueda causar, qué alguien me conteste:

¿Cuba no es un país libre, Cuba no es de los cubanos, no fue para liberarnos que tantos héroes históricos lucharon y perecieron en ello?

Entonces si cuba es nuestro país con todos sus defectos y virtudes, ¿qué tiene de malo que vayamos a centros turísticos, hablemos, bailemos, compartamos momentos con extranjeros y por qué no, hasta tener relaciones de pareja siempre que no quede demostrado que se actúa de mala fe?

En el caso de los hombres, muchas chicas extranjeras muy bellas visitan estos lugares, no veo lo malo en que uno intente sin faltar el respeto ni molestar, conquistar alguna como a cualquier chica cubana. Es muy fácil darse cuenta cuando se hace esto por “jinetear” o no, en mi caso si me vieran (que no lo voy hacer) en mucha intimidad con alguna señora, aparentemente mucho mayor que yo, DETENGANME, de verdad…

¿Por qué casi todos cubanos en estos centros son vistos como jineteros o asediadores? De verdad, al menos en Trinidad es casi imposible ir a un lugar que solo sea para cubanos y no esté presente personal extranjero.

Créanme, sé que la Policía  día a día hace su trabajo y tropieza con este tipo de personas que no hace lo correcto o actúan de mala manera, pero, por favor!  Valoren si de verdad está bien que todos paguen igual y sean juzgados de la misma manera, hágannos sentir que cuba sigue siendo nuestra y no de los otros. No trabajen por plan, si un día no han visto a nadie haciendo nada incorrecto (que será imposible) y no han podido cumplir con las detenciones o multas, no lo hagan injustamente, no jueguen al azar.


Puede que yo esté equivocado y si es así, discúlpenme pero denme una explicación con fundamentos contundentes y realistas para entender las situaciones y entonces salir de mis dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se agradece su comentario, hágalo sin usar palabras ofensivas, discriminatorias, racistas o cualquiera que atente contra la dignidad de cualquier ser humano, gracias.